Apreciación del arte

El Gusto al Arte

Por Rocio Posada

¿Me tiene que gustar todo tipo de arte? La respuesta es no.

A nadie nos gusta toda clase de música, cualquier libro, o comida que probamos. De hecho como bien se sabe en gustos se rompen géneros y el arte no es la excepción. El arte considero es una experiencia de los sentidos, la sensibilidad e individualidad. Por eso es absolutamente normal que no todo nos guste, que no todo nos haga sentido y que no a todo le veamos un lado artístico. Hay dos aspectos que creo influyen en el gusto al arte; el primero lo define nuestra individualidad y el segundo el contenido y contexto de la obra.

El contacto inicial con cualquier obra de arte es importantísimo. En cuanto vemos una obra, entra en juego nuestro bagaje cultural, nuestro pasado, y nuestra personalidad. Como parte de lo que nos define hay ciertos gustos, características y afinidades. Aunque soy de la opinión que es necesario abrirse, sentir y notar los cambios o emociones que una obra puede generar en nosotros, nuestros gustos son al fin y al cabo determinantes. Por ejemplo, en lo personal el color me fascina; y es un elemento que influye mucho en el impacto que una obra me causa y en si la obra me gusta o no. Mientras que a mi me atrae el color y la saturación para otras personas la composición y simetría son esenciales y estos elementos provocan distintas emociones. Creo que el gusto por el arte depende del individuo, su historia, sus sensibilidades y apertura. Razón por lo que en términos estéticos es imposible definir determinadas reglas que puedan ayudar al espectador a apreciar el arte, pero que explica el sin fin de distintos gustos que hay por ciertos estilos y corrientes en el arte.

Ya que en la estética no se puede crear un paradigma puesto que el gusto y la individualidad tienen un papel importante creo que el concepto y el contexto de una obra son esenciales y alcanzan a despertar distintas emociones capaces de provocar el gusto por el arte. Las emociones se pueden producir de muchas formas, y es importante recalcar que a pesar de los gustos y la individualidad hay otros factores como el contenido de una obra y su mensaje que son igual de importantes a la hora de apreciar el arte. Es posible e incluso común que nos sintamos atraídos a obras obscuras, frías e incluso repugnantes; cuando esto ocurre no se debe a la estética sino a que la obra toca un tema espiritual o humano con el cual nos podemos identificar. En este escenario el gusto no se genera a través de la vista y la contemplación, aquí el gusto por una obra ocurre a través del contenido de la obra. En lo personal creo que el gusto que nace por medio del contexto y el contenido son la verdadera fuerza del arte y la obra se vuelve omnipotente ya que establece una comunicación y emoción directa con el espectador.

Sentir la experiencia que brinda el arte

Por Rocio Posada

Muchas veces la información sobre como entender o interpretar el arte puede llegar a ser abrumadora y muy técnica. No quiero decir que no existan elementos esenciales, como la composición, el ritmo y la forma; pero si considero que estos términos son secundarios a la hora en que realmente se vive el arte.

Hace no mucho un profesor de arte me dio el ejemplo perfecto sobre la necesidad humana por comprender. El ejemplo argumentaba que cuando se asiste a un concierto de música ya sea a escuchar una sinfonía de Beethoven o una opera de Puccini aquel que quiera entender el significado de la melodía pierde su tiempo; por que lo que en sí se requiere es no es esforzarse por entender sino escuchar, sentir y dejarse conmover.

Este ejemplo me hizo reflexionar sobre la forma en que veo el arte, la forma en que el arte me enamora y sobre todo la forma en que la opinión y crítica influye en mis gustos sobre lo que es y no es arte. Creo que al final de cuentas el verdadero propósito del arte tanto clásico como contemporáneo es la expresión y la comunicación. Para comprender el arte nadie necesita de una guía rígida y estructurada, se necesita percibir y sentir el mensaje y la intención del artista.

Los principales elementos que considero fundamentales para vivir el arte son: sentirse de algún modo identificado con la obra, sentir atracción e interés al admirar los aspectos estéticos de la obra, y un cierto elemento que no siempre es perceptible de misterio o ilusión que te hace reflexionar e interesarte por el concepto detrás de la obra.

Hoy el arte se a convertido en un poderoso vehículo de crítica, exploración, y comunicación y es fundamental que formemos nuestros propios criterios sobre lo que consideramos y no arte. Necesitamos preguntarnos que es lo que me gusta y por que, para así poder ser nuestro propios juéces sobre lo que nos conmueve, nos atrae y lo que valoramos.

Por último, los invito a buscar ese sentido al arte a través de la identificación, de la observación, el interés, la atracción, la esencia y la emoción, es normal que no todo nos guste, que ciertas obras nos parezcan insulsa, repugnantes o solemnes pero eso no define al arte puesto que en gustos y estética se rompen géneros. No nos forcemos demaciado al tratar de entender, ya que cada uno de nosotros somos únicos y tenemos distintas concepciones, perspectivas e interpretaciones sobre lo que consideramos arte. Por esta razones creo no necesitamos de ningún libreto, critica o análisis formal para poder identificarnos y deleitarnos con el arte, únicamente se requiere de apreciación y apertura para dejar que el arte nos asombre.

Elementos concurrentes en el arte

por Rocio Posada

Constantemente en el arte ya se en la instalación, la pintura, la escultura e incluso en el performance va a haber ciertas características, las cuales pueden pasar fácilmente desapercibidas al espectador, pero que son esenciales para crear y evocar el sentido estético del arte.

En lo personal creo que uno de los elementos más fundamentales en el arte es la composición. La composición no precisamente significa simetría pero debe de haber cierto patrón el cual restringe y desafía la habilidad y maestría del artista.

Otro aspecto clave es el ritmo. El ritmo lo asociamos con la música. Sin embargo el ritmo se puede crear de distintas formas y la expresión artística que contiene ritmo suele ser más congruente y balanceada de forma estética y conceptual.

El contraste en mi opinión es lo que crea la fuerza e intensidad de determinada obra. Sin un contraste claro y definido la obra carece de esencia y tiende a ser menos enérgica. Hay varios métodos comunes para crear contrastes entre ellos el más efectivo es jugar y contraponer los colores, texturas y formas que el artista comúnmente usa al crear.

Un cuarto aspecto importante es el espacio donde se desarrolla un concepto. Dentro del espacio se crea y se resalta un dialogo donde elementos artísticos provocan que el espectador se enfoque en ciertas áreas compositivas. Atreves del espacio el que el artista logra resaltar y ofuscar ciertos aspectos para comunicar de forma concisa su intención.

Por último la armonía. La armonía la considero compleja pues se trata de un todo en conjunto donde tienen que complementarse un sin fin de elementos tanto conceptuales como técnicos que deben encajar. No obstante si el artista logra por medio de la armonía que exista un diálogo entre los elementos de su arte y el tema que desea reconstruir efectivamente logrará transmitir su mensaje y envolver al espectador.

La esencia, el carácter y la técnica en el arte.

Por Rocío Posada

Toda obra de arte por más compleja o sencilla que sea esta integrada por tres elementos los cuales en conjunto hacen del arte un modo de expresión distintivo e influyente. Estos elementos concurrentes son la esencia, el carácter o forma y la técnica.

La esencia

El primer factor es la esencia en mí opinión el cimiento más importante en concebir, transformar y difundir una idea. La esencia básicamente es lo que se quiere comunicar y está se mide por su intención y autenticidad. Toda obra de arte tiene una sustancia e intención, sin embargo la efectividad con que se constituye el concepto o mensaje determina la esencia detrás de una obra de arte. Por ejemplo, cualquiera puede usar el arte como método de expresión sin embargo para lograr trascender se necesita cierta sensibilidad hacia la vida y la humanidad que le permita al artista forjar la sustancia y comunicar más efectivamente el mensaje para así repercutir en el espectador.

El carácter o la forma.

El segundo aspecto presente en cualquier obra de arte es el carácter o la forma. El carácter de una obra es el medio atreves del cual se transmite un concepto. El carácter dentro de la artes plásticas varía desde los medios, métodos y técnicas más tradicionales como la pintura y escultura hasta representaciones contemporáneas por medio del video, la instalación y el performance. El carácter de una obra es fundamental puesto que ciertos medios se amoldan mejor que otros a determinado concepto y resaltan de forma más fiel aspectos y críticas contemporáneas de nuestra sociedad. Por esta razón creo que el medio debe de estar continuamente ligado y en dialogo con el concepto que se quiere expresar para eficazmente crear un arte que provoque y refleje nuestra sociedad.

La técnica 

El tercer y último aspecto es la técnica. La técnica enlaza la esencia y el carácter haciendo de estos algo individual y propio del artista. Atreves de una técnica personalizada es que el artista logra plasmar su concepto o idea desde un punto de vista e interpretación únicos. La técnica es un aspecto nato y exclusivo que se desarrolla con la experimentación, la práctica y la creatividad. La técnica es responsable de permitirle al artista expresar, construir y apropiar conceptos y ocurrencias cotidianas encapsulándolos dentro de la obra del arte y al mismo tiempo exponer un punto de vista y personalidad en específico.